Elena Bargues nos habla de su novela:

Tú, como el viento sur

 

 

 

«Tú, como el viento sur» no es la típica novela romántica, pero todos los que la han leído han quedado impresionados por la historia. ¿Qué puedes decirnos de ella?

 

No, no es típica y creo que se debe al realismo que destila. ¿Quién no ha presenciado un divorcio traumático, de los que se tiran los trastos a la cabeza? ¿Quién no ha asistido a la desintegración de una familia a causa de los desacuerdos en el reparto de una herencia? La novela comienza con unos planteamientos fuertes que trastornan la vida de los protagonistas forzándolos a replantearse su vida. La trama se diluye en un atractivo veraneo santanderino que alivia las tensiones y nos empuja a un escenario más propicio para el amor.

Valvanuz es una mujer que decide divorciarse de un marido maltratador y emprender una vida lejos de él, en Santander, la ciudad que la vio nacer. Teófilo, Teo a lo largo de la novela, es un hombre que ha vivido rodeado de todo lo que ha necesitado. Cuando cumple cincuenta años se da cuenta de que ha olvidado algo muy importante por el camino: crear una familia. Mis protagonistas se encuentran en una situación límite a una edad en la que deberían tener resuelta la vida, sin embargo, se ven obligados a reconstruir sus vidas para conseguir lo que anhelan. A esto le he añadido una serie de sucesos que requerirán la intervención policial y que mantendrán al lector en vilo.

 

 

También nos llama la atención el título. ¿Por qué se lo pusiste?

 

El viento sur es muy característico en el norte: sopla recio y es cálido. Cuando lleva varios días soplando provoca dolores de cabeza, afecta a los locos, los conductores se vuelven más agresivos y la gente, en general, más intolerante. Los ánimos están a flor de piel y también el amor. Teo y Valvanuz se encuentran un día de viento sur, aunque en ese momento no son conscientes de cómo les afectará. De ahí las primeras palabras de introducción de la novela:

 

Tú, como el viento sur,

arrastraste sofocante mi soledad,

avivaste en mi mente recuerdos cálidos de juventud,

incendiaste de tonos rojos el cielo de mi existencia.

 

 

 

Háblanos de sus personajes. Sin duda son muy atípicos dentro de la novela romántica convencional, pero nos han enamorado.

 

Bueno, no son treintañeros ni guapos. Valvanuz es normalita y Teo bastante feo. Ambos, además, arrastran problemas. Esta elección fue a propósito, más bien un reto como escritora ¿sería capaz de, con semejantes protagonistas, convertirlos en inolvidables? Esto me obliga a perfilar unos caracteres, valores y sentimientos únicos. De ésos que nos encantan a las mujeres, porque a nosotras nos pesa más una mirada, una frase, un gesto que un Adonis. Los preferimos guapos, pero nos casamos con los feos, por decirlo de alguna manera.

No obstante, yo destacaría de Valvanuz la madurez con la que analiza y rechaza una probable relación con Teo. Está muy escaldada a causa de sus sueños sobre príncipes azules. De Teo, la confusión que lo envuelve cuando no distingue entre un ligue, la necesidad y el amor. ¿Cómo una persona tan inteligente puede ser tan torpe en sus relaciones? Creo que son formas de sentir muy reales.

 

 

No podemos pasar por alto que la protagonista vive una situación complicada, desgraciadamente como muchas mujeres en España. ¿Qué puedes decirnos sobre ello?

 

Me gustaría que Valvanuz fuera un referente. Quiero transmitir que hay esperanza para aquellas personas que se vean enredadas en un conflicto que arrase su vida. Hay que ser muy valiente para sincerarse con uno mismo y replantearse el futuro. La novela se divide en dos partes: la primera más grisácea, más cruel para los protagonistas; y la segunda marcada por la llegada de Valvanuz a Santander, la ciudad en la que nació, sin dinero, sin esperanzas y avergonzada.

Me gustó mucho su determinación de pintar la casa de colores, pues refleja un antes y un después, simboliza el deseo de seguir adelante. Otras van a la peluquería o cambian de aspecto para sentirse diferentes. Sin embargo, la decisión de Valvanuz es más drástica y más sabia, creo yo: cambiar de ciudad, de vida, empezar de cero. Hablamos de la protagonista, pero nos olvidamos de que no está sola. Sus hijas, entre 16 y 20 años, son también víctimas de las circunstancias y me parecen igual de valerosas que su madre, aunque cada una lo manifieste de diferente forma. Las conversaciones y su forma de ver la situación redondean la narración con una bocanada de aire joven y fresco.

 

 

Como autora, ¿qué destacarías de la novela? ¿Qué es lo que más te ha gustado a la hora de escribir esta historia?

 

Para mí ha sido un reto conducir unas historias tan crudas de forma que no resultasen dramáticas ni exageradas. Es una novela con un mensaje de esperanza. La filosofía de Teo es muy importante, su calidad como persona y su punto de vista son claves para llevar a buen puerto la historia; así como sus amigos, que lo apoyan incondicionalmente en su disputa con sus hermanos, incluso más allá de la ética profesional cuando se encuentra en medio de una investigación policial. Santander en verano ofrece un escenario incomparable donde las cuatro mujeres recobrarán el optimismo y la pasión para disfrutar de la vida, una vida reconstruida con su propio esfuerzo.

 

 

¿Qué les dirías a los lectores para que se animaran a conocer la historia de «Tú, como el viento sur»?

 

Que es una novela con unos valores muy sólidos. No sólo trata del amor pasional, sino también del paterno filial, del fraternal —me encanta el pasaje en el que llega María con su cargamento de minicosméticos de hotel como si fuera un botín—, de la amistad, incluso la del perro. ¿Sabías que Grey no formaba parte del reparto? Sin embargo, con su amorosa mirada, un ladeo de cabeza y un par de coletazos se hizo sitio rápidamente: como compañía de Teo en sus momentos solitarios, como causa del encuentro de Teo y Valvanuz, como garante de la seguridad de la casa de Valvanuz, como terapeuta de Blanca. ¿Cómo puede ser un personaje tan mudo y tan hablador a la vez? Es una novela que refleja todos los altibajos de la vida, sin cinismo y con el corazón y la sinceridad en la mano.

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

 

© 2014 Romantic Ediciones       info@romanticediciones.com