Jane Kelder nos habla de su novela:

La casa de las flores muertas.

 

 

 

Jane Kelder tiene un estilo propio que evoca a los grandes clásicos. Cuéntanos un poco sobre este estilo que, sin duda, te hace destacar entre las demás. 
No estoy segura de que el estilo sea provocado voluntariamente, más bien pienso que es fruto de las propias lecturas. Confieso que, hasta hace un año y poco, yo no había leído ninguna novela romántica escrita en el XX o el XXI, aunque ahora me estoy poniendo las pilas. Y, sin embargo, sí que he sido siempre una enamorada de la novela decimonónica, no solo romántica, así que supongo que las influencias son normales. Además, he descubierto que me encanta moverme en esa tensión que produce el temple británico, la contención ante los otros, que no significa que los sentimientos y emociones no sean intensos, sino que se llevan por dentro y se disimulan en público. Y eso obliga a que muchas veces lo importante en los diálogos sea lo que se calla y no lo que se dice.  

En la novela La casa de las flores muertas una puede sumergirse en la lectura y entender perfectamente cómo se vivía en esa época. ¿Cómo ha sido el trabajo de documentación? ¿En qué te has inspirado? 
El proceso de documentación me fascina, no solo ahora, sino que siempre me ha gustado la Historia y, sobre todo, el desarrollo de las ideas políticas y los movimientos sociales. Por supuesto, hay que conocer el momento y moverse en él, pero no explicarlo porque eso va en detrimento del ritmo narrativo. Pero, más que la documentación, considero importante la ambientación, es decir, pensar como en aquella época y moverse según sus convenciones... Eso es algo que es más fácil conseguir leyendo literatura escrita en aquel momento que con acumulación de datos históricos. Y creo que lo que más me ha costado ha sido aprenderme la estructura de la Iglesia anglicana.

Muchas veces nos enamoramos de los protagonistas. ¿Crees qué esta será una de esas veces? Háblanos de ellos.

No sé qué efecto causará Julia, porque al principio es una joven que permite que dirijan su vida y que prefiere un matrimonio prudente, por la experiencia de su propia familia, a uno por amor. Sin embargo, también es cierto que nunca había estado enamorada hasta ahora y, cuando lo hace, veremos cómo el personaje evoluciona a lo largo de la historia y se vuelve más valiente.

De Tash, yo estoy enamorada. Es un hombre de principios que se ve obligado a luchar entre la lealtad y sus sentimientos desde que conoce a Julia. Debe alejarse de ella y, a la vez, velar por ella. Es la única persona sensata que reside en Cunderley y siempre soluciona los problemas de una familia desastrosa. Creo que su reserva dice más sobre su carácter que si fuera un personaje expresivo.

 

De todas las escenas que hay entre los protagonistas ¿Cúal es tu favorita? ¿Hay alguna que te haya gustado especialmente escribir? 

Mi escena favorita es la del primer beso (y penúltimo). No tanto por el beso como por la tensión del diálogo que lo precede. En él, sin hablar con transparencia, están tanto los sentimientos reprimidos de él como las emociones e inseguridades de ella. Como aún queda algo no dicho, el beso se convierte aquí en otra palabra, la que culmina el único momento en que la lealtad de Tash pierde en la lucha que mantiene contra sí mismo.

 

La casa de las flores muertas es una novela elegante y deliciosa. Llena del romanticismo de los grandes clásicos. ¿Crees que tendrá buena acogida entre los lectores? ¿Qué les dirías para que le dieran una oportunidad a esta fantástica novela? 
Creo que la estupenda portada me ha abierto mucho camino, hay gente que se ha interesado en ella desde que ha aparecido en las redes. Ahora, la cuestión es no decepcionar. No hay lujuria porque es una novela blanca, pero sí tensión sexual en cada gesto. No hay subtramas, pero creo que los secundarios enriquecen la historia romántica porque cada uno es distinto y muy peculiar. Hay mucho diálogo para favorecer la agilidad en la lectura y el toque costumbrista no la hace lenta, sino que aumenta las ganas de seguir avanzando y saber qué ocurre. Espero que guste.

 

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black

 

© 2014 Romantic Ediciones       info@romanticediciones.com